C/ Valle de la Ballestera, 52 Bajo 46015 Valencia

LO QUE EL TABACO PROVOCA EN TU CUERPO

2 de Junio de 2016

El pasado martes 31 de mayo se celebró el Día Mundial Sin Tabaco. Y con motivo de tan señalada fecha hemos querido explicarte todo lo que ese (inofensivo) cigarrillo provoca en tu cuerpo.

El promedio de un cigarrillo es de 10 inhalaciones durante 5 minutos. Pero esos 5 minutos son suficientes para que 4.000 productos químicos se infiltren en tu cuerpo. De 0 a 10 segundos. Con la primera calada, el humo pasa a través de la boca dejando una película marrón en tus bonitos dientes blancos. Los gases tóxicos como el formaldehído y el amoníaco ponen inmediatamente en alerta a tu sistema inmunológico, causando inflamación. Una vez llega a la tráquea, el humo del cigarrillo disminuye temporalmente tus cilios, esas estructuras celulares que trabajan para limpiar tu sistema respiratorio de la mucosidad y las partículas invasoras. Mientras tanto, la nicotina pasa inmediatamente a tu torrente sanguíneo a través de los millones de vasos capilares que hay en los pulmones.

Después, tu cuerpo recibe una sacudida de energía en forma de nicotina que golpea las glándulas suprarrenales, lo que se traduce en un torrente de adrenalina que aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Tu corazón es incapaz de relajarse entre latido y latido, y es cuando sufres un mayor riesgo de padecer un derrame cerebral. Al mismo tiempo, el monóxido de carbono del humo (un componente tóxico que también se encuentra en al humo de los coches) comienza a acumularse en la sangre, lo que limita la capacidad de tu cuerpo de transportar oxígeno a los órganos vitales. A través de la corriente sanguínea, la nicotina llega a tu cerebro, donde ciertas células nerviosas responden soltando un torrente de dopamina, un neurotransmisor que ayuda a que te sientas bien.

Después de 5 minutos. A medida que los niveles de dopamina se desploman rápidamente de vuelta a la normalidad, tu cuerpo anhela más, incluso sin ser consciente de ello. Si normalmente cedes ante ese deseo, tu cerebro se acaba enganchando y por eso le cuesta tanto dejar de fumar (algunos expertos aseguran que la nicotina es tan adictiva como la heroína). Y después, el humo del cigarrillo ha desaparecido, pero tu cuerpo seguirá absorbiendo sustancias tóxicas en las próximas 6-8 horas. Para siempre. Y el regalo que el cigarrillo te deja para siempre: alquitrán marrón pegajoso en tus pulmones.