C/ Valle de la Ballestera, 52 Bajo 46015 Valencia

CONSEJOS PARA UNAS VACACIONES SALUDABLES

7 de Julio de 2016

BUENA HIDRATACIÓN

Para evitar la deshidratación debemos beber agua durante todo el día ya que el cuerpo pierde entre dos y tres litros de agua incrementado si aumenta la temperatura del ambiente.
El objetivo es que se acabe ingiriendo un mínimo de dos litros de agua diarios para evitar la deshidratación. Beber sin sed es muy importante para las personas mayores, quienes sufren una disminución en su estímulo de la sed, de forma que cuando tienen ganas de beber agua en general ya se encuentran en un avanzado estado de deshidratación.

NO DESCUIDAR LA ALIMENTACIÓN

En el periodo estival se tiende a pensar que todo está permitido, por ello es fácil no seguir una alimentación saludable y equilibrada. Pero esto no es excusa para saltarse las recomendaciones saludables. Es interesante que se evite en mayor medida el consumo de sal, fritos, alimentos ricos en grasa y optar por un mayor consumo de frutas, verduras así como platos cocinados al vapor o a la plancha.

EVITAR EL JET LAG

Como es normal el periodo de vacaciones suele llevar consigo un viaje el cual puede ser de larga duración. El "jet lag" es el efecto causado por el desfase horario al atravesar más de tres zonas horarias a un ritmo mayor de una zona por día. Conduce a una distorsión en el ritmo del sueño y se asocia a dificultad de concentración, cambios de humor con brotes de irritabilidad, fatiga, pérdida de apetito, alteraciones gastrointestinales, etc.

Las recomendaciones generales son las siguientes:

  • Abstinencia del consumo de bebidas alcohólicas y /o café ya que aumentan las pérdidas de fluidos, pero sí asegurar la hidratación continuada (botella de agua).
    • Programación de ejercicios de estiramiento para evitar el entumecimiento muscular.
    • Prevenir el comer por aburrimiento: planificar cosas que hacer durante viaje (lecturas, juegos, música…)
  • EVITAR EL CONSUMO ABUSIVO DE ALCOHOL

    Durante las vacaciones es muy común saltarse las normas estrictas acerca de la ingesta de alcohol ya que se asiste a más fiestas y celebraciones lo que ocasiona el abuso en su consumo. La ingesta excesiva puede provocar la aceleración del ritmo cardiaco y además consumir calorías vacías, es decir, sin otro aporte de nutrientes esenciales. Por otra parte contribuye a la deshidratación, por eso es importante vigilar su consumo y procurar limitarlo.



    REALIZAR ACTIVIDAD FÍSICA

    Se ha demostrado que la actividad física reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon, diabetes y mejorar la tensión arterial. Ayuda a controlar el sobrepeso y la obesidad y el perfil lipídico. Fortalece los huesos, aumentando la densidad ósea y los músculos mejorando la capacidad de realizar esfuerzos y manteniendo la forma física.

    Se aconseja  practicarlo en horarios donde el cuerpo no sufra por el calor. La primera hora de la mañana o las últimas de la tarde, a partir de las siete, son las idóneas.

    DORMIR BIEN

    El descanso es compatible con el ejercicio ya que si durante el día se realiza ejercicio durante la noche se debe de dormir bien. El insomnio aumenta los niveles en sangre de las hormonas del estrés, lo que incrementa la tensión arterial y la frecuencia cardiaca. Pero descansar un mínimo de 8 horas es eficaz contra la obesidad, el peso y el índice de masa corporal (IMC) como demostró Nathaniel Watson, del Instituto del Sueño de la Universidad de Washington (EE UU) en estudios con gemelos. Concretamente, dormir más de la cuenta puede aumentar en 0,2 el IMC, mientras la falta de sueño lo aumenta hasta 1.4, favoreciendo la obesidad y el sobrepeso.